500 días con ella ¡10 años después!

cinéfilos, comedia, decada, drama, indie, movies, retro, Summer -

500 días con ella ¡10 años después!

El pasado 17 de julio, una de las películas más icónicas de nuestros tiempos cumplió 10 años. Así como “When Harry met Sally”, “The graduate”, “Lost in translation” y otras comedias dramáticas que marcaron generaciones, la historia de Summer y Tom sigue vigente aún después de una década. Ya sea por el debate que genera sobre las relaciones amorosas, la idealización de las parejas o simplemente una banda sonora que seguimos escuchando, no cabe duda; (500) days of Summer logró contar una historia que todos ya habíamos experimentado, pero no habíamos logrado contar de una forma tan real.

Es muy interesante como esta historia ha logrado tener un efecto mayor gracias al paso del tiempo. Al momento de su lanzamiento, muchos de nosotros nos sentimos completamente identificados con el personaje de Joseph Gordon-Levitt (50/50, Looper). Sobre todo, quienes en algún momento fuimos “friendzoneados” por la persona que más queríamos y que, por ingenuidad o falta de experiencia, idealizamos a límites inhumanos.

Esta perspectiva es llevada a cabo de una manera muy efectiva gracias a la secuencia no lineal de la película. No se enfoca sólo en el principio o el final, sino en esos pequeños momentos en el medio que, aunque parecen pasar desapercibidos, después de todo son los que más nos marcan y recordamos con frecuencia.

Y si, sabemos que no es la mejor película de historia, pero resultó contar con muchos momentos que se volvieron inolvidables.

Por ejemplo, podemos mencionar la secuencia donde escuchamos “You make my dreams” de Daryl Hall & John Oates; todos hemos tenido un momento donde nos sentimos capaces de conquistar al mundo, tanto, que al vernos al espejo vemos a Han Solo, nada mas y nada menos que el forajido espacial más legendario de todos los tiempos. O también tenemos esa escena en el ascensor que incluso aun hoy se usa en memes. Una representación de un momento que no importa quien seas, va a tocar alguna fibra dentro de ti, ese momento donde te das cuenta que estas jod#!*, no sabes nada sobre esa persona pero ya ocupa toda tu mente.

Y también, como olvidar la magnífica secuencia donde se comparan expectativa vs realidad, con “Hero” de Regina Spektor de fondo. Aquí nos damos cuenta que hemos ocupado esos dos lugares. La dirección de Marc Webb es perfecta en este momento, no porque la historia sea simple sino porque habla de algo universal y, por lo tanto, algo que nos lleva a identificarnos inmediatamente.

Las historias que nos inventamos en nuestras mentes contra la cruda realidad.

Aunque nos advierten antes que todo que la historia es ficción, la química lograda entre los protagonistas es totalmente genuina. La mayor parte de película es contada por Tom, lo que hace que el personaje de Summer, aunque es bien desarrollado, no nos muestre gran parte de su pasado. Esto generó en su momento que todos nos enojáramos con ella, decíamos que lastimó de manera intencional a alguien que se había entregado sin medida, pero afortunadamente el tiempo nos hizo entender. Es muy interesante como parece que en estos diez años hemos madurado junto con la película.

Ahora entendemos… la entendemos a ella.

Mirando de nuevo, podemos ver que fue honesta desde el principio, que estaba segura de lo que quería y lo que consideraba importante. Ahora entendemos que es válido que las personas cambien en cierto tiempo por muy doloroso que eso pueda resultar. Al final, podríamos decir que el personaje interpretado por Zooey Deschanel (Yes Man, New Girl), encontró redención, solo nos tomo varios años para digerirlo.

Lo sentimos, señorita Deschanel.

Como parte de la generación Z, o los milenial, considero una fortuna haber estado en el momento exacto cuando llegó esta película y ahora después estos años, concuerdo totalmente con la reseña de Mark Adams del Daily Mirror:

«Para los jóvenes, esta es una historia de advertencia que vale la pena. Si eres más maduro, te hará recordar cómo se sentía ser ingenuo, motivado por el primer amor y mortificado cuando resultaba que ese alguien no te amaba ni cerca de lo que te hubiese gustado».

En fin, pasaron 10 años y ahora estamos seguros del lugar tan especial que ocupa 500 days of Summer en la cultura popular actual. Parece que aun hay cosas que podemos aprender de la relación de Summer y Tom. Nos quedan las ganas de poder volver en el tiempo y decirnos lo que dice ella al final:

“You weren't wrong, Tom. You were just wrong about me.”

                          

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Etiquetas