AMER.


Una película inclasificable, se podría llamar cine experimental llena de surrealismo, al verla no sabes si es de Luis Buñuel, David Lynch, Darío Argento o Brian De Palma. Lo que sí es claro es que “Amer” solo podría existir como película y no como novela ya que es una obra fragmentaria que carece de diálogos porque los placeres que te brinda esta brillante, inteligente y visceral muestra son casi exclusivamente estéticos.

Su estructura es de tres partes, la infancia, la adolescencia y la madurez de la protagonista en donde se plantea en una forma extraordinaria el suspenso, el terror surrealista con tintes de cine giallo (subgénero de thriller italiano) a través de intensas miradas que la controlan a lo largo de todo su periodo vital.

Una muestra que te lleva hacia lo más profundo de tus emociones al oír en diversos pasajes la música inconfundible que te traslada al suspenso y terror psicológico, claro está de la mano del genial compositor Ennio Morricone. Ganadora del Festival de Sitges y del Festival de Cine Fantástico de Málaga. Como dirían algunos “una obra maestra del cine de culto”.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados