ANDREAS NIKOLAUS LAUDA.


Un piloto meticuloso capaz de pasarse infinidad de horas perfeccionando el comportamiento del coche, es lo que caracteriza a este tenaz y formidable conductor de Fórmula Uno. De nacionalidad austriaca, tres veces ganador del campeonato mundial y que a lo largo de su carrera obtuvo un total de veinticinco victorias, cincuenta y cuatro podios acumuladas en ciento ochenta y cinco carreras.

Un piloto que fue capaz de levantar a la escudería Ferrari gracias al apoyo técnico del austriaco consiguiendo un sinnúmero de victorias y dejando atrás un periodo de sequía del equipo. La buena relación entre Lauda y Ferrari iba viento en popa, hasta que sucede un terrible accidente en el Gran Premio de Alemania en la pista de Nürburgring en el cual se incendia su coche provocándole quemaduras de tercer grado en cara y cuerpo. A pesar de que lo habían desahuciado volvió a las pistas tan solo seis semanas después. Durante esa ausencia el Ingles James Hunt se acerca a Lauda dejando solo tres puntos de diferencia y en la última carrera en el circuito de Fuji en el campeonato de Japón decide retirarse ya que la pista estaba peligrosamente mojada, lo que afecta drásticamente la buena relación que tenía con Ferrari.

Si quieres saber más sobre el asunto te invito a que veas la película “Rush: pasión y gloria” en donde se ve una aproximación natural y sobre todo humana, a dos de los mejores enemigos que haya visto el deporte.

Desafortunadamente Netflix ya no la tiene en su catálogo, te comparto el trailer. Si encuentras el link déjame un comentario, de amigos.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados