ANDREI TARKOVSKI.


Hay películas que están imaginadas para encontrarse con ellas. Esta cualidad se magnifica cuando se habla de la cinematografía de éste voraz creador y autentico humanista que hallo en el cine su forma expresar sus preocupaciones, inquietudes, e ilusiones. 

Su primer largometraje “La infancia de Ivan”, obtuvo su primer reconocimiento internacional, el León de Oro en el Festival de Venecia. De esta manera, occidente daba la bienvenida a lo que fue visto como una “nueva ola” del cine soviético, el cual se había estancado desde años atrás con la rigidez estalinista y con la muerte de los grandes maestros de esa escuela: Eisenstein, Pudovkin y Vertov. En la medida en que profundiza más sobre temas religiosos, el arte y el poder, el régimen comunista lo descalifica y le impide filmar durante algún tiempo. Así, permitiéndonos describir el cine de Tarkovski, lo más valioso es la nitidez y la sensibilidad con las que el autor se pudo acercar a asuntos universales, como la creación artística, el concepto de lo divino o las interpretaciones éticas y morales del ser humano. 

Como una ironía del destino, su temprana muerte en el exilo parisino, en 1986, ocurrió cuando corrían los primeros vientos de cambio en su país natal.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados