BARTON FINK.


Se trata de un escritor de teatro neoyorquino que es contratado en Hollywood y su primera misión es realizar un guión para una película de serie B (película comercial de bajo presupuesto destinada a ser distribuida sin publicidad). A fin de cumplir su tarea, decide encerrarse en el cuarto de un extraño hotel. La razón es simple… un dilema moral. 

Atormentado por resistirse a perder su integridad y libertad creativa, pero necesitado del dinero que la poderosa industria del cine le ofrece. Esa es la forma narrativa al borde del surrealismo con imágenes metafóricas, llena de símbolos y con ese sentido del humor característico de los hermanos Coen: cruel, imaginativo e hiperviolento. Si bien en esencia no se trata de una historia violenta ni oscura, estos elementos se van haciendo presentes conforme la película avanza. 

El dilema del artista temeroso de convertirse en un ser mediocre, destinado a hundirse en el mar del conformismo, significo el pretexto ideal para que los Coen realizaran una película divertida, pesimista y vertiginosa.

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados