BEETLEJUICE, EL SUPER FANTASMA.


Para variar, el director Tim Burton se adentra, con muy buen tino, en los terrenos de la comedia negra y el humor mortecino, salpicado de ingredientes tan surrealistas como sorprendentes, haciendo gala de su inconfundible estilo: una pareja que apenas se da cuenta que acaba de morir, una casa encantada, una familia típica americana con un insoportable hijo y una hija inadaptada, pesimista y al estilo dark

Por si esto no fuera suficiente, hay además un individuo que pone a todos estos elementos en una situación explosiva y chocarrera... un fantasma enloquecido, en busca de almas en pena para llevar a cabo un tétrico intercambio. Los gags son realmente negros. La crueldad es un elemento presente a lo largo de toda la cinta. 

Colores contrastantes, muros descuadrados. Al parecer y, desde mi muy particular punto de vista, es un absurdo cuento de Día de Brujas, en el que el mal es el principal protagonista.. aunque hay que aclarar, se trata de un mal al estilo infantil: abusivo, vengativo, divertido pero al fin de cuentas, mortalmente inocente

Tan simple y sencillo.

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados