CARACORTADA.


Esta es una de las películas de gánster más violentas que en su momento jamás se hayan hecho. El director Brian De Palma traslado la cinta clásica del mismo nombre a la época actual. Chicago se convierte en Miami, y el contrabando de alcohol es sustituido por tráfico de cocaína (la primera versión fue dirigida por Howard Hawks en 1932). 

Por lo general, el american dream alcanza una de sus más puras manifestaciones en las películas de gánster. Los mafiosos salen de la nada para convertirse en dueños de ciudades enteras, influyendo no solo económicamente, sino también a nivel político. El director no se aparta de esta tendencia, pero subraya que la elegancia de las mafias ha venido derrumbándose como una muestra más de la decadencia acelerada del mundo moderno. 

Sus personajes son más egoístas y viscerales, más crudos y con menos compasión. Para los amantes del cine negro.

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados