El dolor no existe en este dojo - Cobra Kai

acción, cinéfilos, clasics, fans, netflix, series -

El dolor no existe en este dojo - Cobra Kai

Cerca de 40 años y basta con una mirada desde una perspectiva distinta para contar una nueva historia. Este es el caso de Cobra Kai, una serie spin-off / secuela que surge a partir de un ensayo publicado a través de Youtube por J. Matthew Turner hace unos años. Partiendo de la premisa de que el verdadero villano de Karate Kid (1984) era nada más y nada menos que Daniel LaRusso. Esta idea incluso es mencionada (y gag de todo un episodio) en How I Met Your Mother (2005-2014), siendo el legendario Barney Stinson su más apasionado defensor y creyente de la misma.

En 2018, de los creadores Jon Hurwitz, Hayden Schlossberg y Josh Heald, llegó a YouTube Originals, Cobra Kai, la historia de que paso con Johnny Lawrence mucho tiempo después y como su vida fue en picada después de ser derrotado por el karate de Miyagi Do usando la famosa (y al parecer ilegal) patada de la grulla en la final del torneo de All Valley, California. La serie fue muy bien recibida por el público llegando incluso a una segunda temporada, pero recientemente fue adquirida por Netflix donde hoy en día se encuentran todos los episodios y se estrenará la tercera temporada.

Y ahora que esta en una plataforma que prácticamente todos utilizan, parece ser buen momento para hablar un poco de esta gran serie. Libre de spoilers, una pequeña reseña de parte del equipo de Asnow.

Si algo es característico de las producciones ochenteras es lo cursi que podían llegar a ser. Aun así, el resultado muchas veces era muy disfrutable, y en el caso de The Karate Kid (John G. Avildsen) llego a un estatus prácticamente legendario, convirtiéndose en una de las grandes influencias en la cultura popular, y es éste el recurso que más aprovecha Cobra Kai. Con la participación de los actores originales, la dosis de nostalgia está al máximo, sobre todo por los constantes flashbacks a través de la serie, lo cual ayuda para atraer a las nuevas generaciones y cumplir la cuota con la vieja escuela.

Sin duda uno de los mejores momentos es el homenaje a Pat Morita, sin importar que seas fan o no de la franquicia, es una escena muy emotiva.

Con episodios de media hora en promedio, la serie es muy accesible para un fin de semana, ya que además cuenta con un guion bien desarrollado y personajes que, aunque caen en el cliché, es fácil empatizar con ellos, sobre todo con nuestro protagonista, interpretado por William Zabka, un hombre fracasado cuyo pasado lo atormenta y no lo deja seguir adelante, o quizás sea justo su pasado lo que le permita avanzar, convirtiéndose en el nuevo líder del dojo Cobra Kai, llevando su filosofía a nuevos aprendices que necesitan la fuerza para valerse por sí mismos y, a través de todo ese proceso, encontrar un poco de redención para la reputación de su estilo de karate.

Y no, la serie esta muy lejos de ser perfecta. Para empezar, irónicamente lo que más falla en una serie sobre el karate, son justamente las peleas. Con coreografías muy forzadas y exageradas, esto es quizás su punto más débil. Además de que Ralph Macchio no brilla por sus grandes habilidades como actor, llega un punto donde su admiración por su difunto sensei, el maestro Miyagi, raya en el fanatismo. Aun así, Cobra Kai es un producto donde se nota el amor al material original, lo cual ayuda a mantener un buen equilibrio contra sus defectos.

Sin saber aún cuando llegará la nueva temporada y terminando por el momento en un cliffhanger digno de las telenovelas mexicanas, si pueden separar a su exigente crítico de cine de su fan interior por las películas cursis ochenteras, Cobra Kai es extremadamente divertida, entretenida y un digo heredero de la saga karateca de California.

El tiempo de pulir y encerar terminó, es momento de ¡golpear primero, golpear fuerte, sin piedad! 

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Etiquetas