CRIATURAS CELESTIALES.


Después de abrazar sus cuerpos, dos adolescentes reposan su amor en la tina. La atmósfera se torna azulada y el placer finaliza cuando se acuerdan de que pronto tendrán que separarse. Una de ellas en forma enérgica decide que ha llegado la hora de firmar la sentencia de muerte de su madre. En forma de susurro le dice “será una especie de accidente”, mientras la otra llora con suavidad. 

 

Meses antes, estos personajes fueron capaces de crear juntas su propio mundo, muy superior según ellas, al que habitan los demás residentes de Christ-church, Nueva Zelanda. Así, por ejemplo, se ven así mismas corriendo en un maravilloso jardín poblado de unicornios y mariposas gigantes. Su romance, grande y salvaje, es rechazo por la sociedad. El lesbianismo no era una palabra fácil de digerir en aquel tiempo, y mucho menos si se vivía con la negligencia y el compromiso de estas dos mujeres. Cuando sus padres acuerdan extinguir esa pasión prohibida, ellas saben que vale la pena matar por su mundo mágico. Y la sentencia se cumple

 

 

Esta película está basada en un caso de matricidio ocurrido en 1954. La cinta hipnotizo a muchos, sobre todo por su guion, escrito por Frances Walsh y Peter Jackson dirigida por este último. En fin, una película en la que cada gesto de las protagonistas celebra la obsesión y la histeria de unas niñas perdidamente enamoradas, que ven como les arrebatan sus ilusiones.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados