CUATRO BODAS Y UN FUNERAL.


En el título de la película se encuentra la misma sinopsis. El protagonista que es un soltero empedernido va de boda en boda, ya sea como padrino, o como invitado. Todo parecería muy normal, de no ser porque en una de esas celebraciones (que sería la primera boda) conoce a una mujer que lo cautiva y con quien por primera vez pretende llegar más allá de un mero romance fugaz. 

En la segunda boda, la mujer en cuestión le confiesa que va a casarse próximamente. Después de cada festejo, las relaciones de los involucrados se van transformando; el pensamiento fundamental del protagonista es el hecho, de que un amigo tome la decisión de unirse con alguien “para toda la vida”, por lo que cambia la percepción de la vida de este singular personaje. Esto da oportunidad a la mujer de mostrar situaciones llenas de comicidad. 

El final es hasta cierto punto sorpresivo, si tomamos en cuenta que la pareja central termina por entender que están enamorados uno del otro, pero deciden que el matrimonio no es el mejor camino para ellos. Una película sumamente divertida y muy acorde con el pensamiento de la juventud de hoy en día.

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados