EL BEBÉ DE ROSEMARY.

clasics, movies, mujer, terror -

EL BEBÉ DE ROSEMARY.

Esta película sin duda es, la representación de como la semilla del mal fue implantada en nuestra retina. El director Roman Polanski, como el maestro que es, maneja la tensión de una forma magistral. Por alguna extraña razón, se siente la presencia del mal desde el primer momento. 

 

Sin embargo, lo que angustia no es que en algún instante lleguemos a ver a ese Mal frente a frente. Lo que provoca esa enfermiza tensión es que somos testigos de cómo ese Mal se abre camino hasta nuestro mundo y además somos incapaces de hacer algo. Y no solo eso. Somos también testigos de cómo gente que todos los días nos parece inocente y amable, ayuda a que esto se haga realidad. Por si esto fuera poco el Anticristo se nos presentará como un inocente niño, hijo deseado de una pareja ideal y con futuro. Una vez más, la normalidad con la que ocurren las cosas es lo que nos espanta. 

 

La tensión en la que el director construye plano a plano estalla ante nuestra impotencia cuando el Demonio finalmente posee a la protagonista con su cara de inocencia, para echar por la borda nuestro futuro y el de toda la humanidad. Ésta es, sin duda, una cinta más introspectiva, de un terror menos explosivo. Pero eso le da un toque maestro que nos dejara con pensamientos intranquilos por varias horas. Si deseas confirmarlo, hay que verla.

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Etiquetas