EL GUIÓN ABSURDO DE “BEN, LA RATA ASESINA”.


Esta película es el ejemplo perfecto de un guión absurdo y mal escrito, actuaciones verdaderamente lamentables, estilo absolutamente mediocre, efectos especiales escasos que en vez de dar terror da risa. 

El argumento y matiz psicológico radica en que las ratas en realidad no son malas, sino que solo quieren un lugar donde vivir (como si no lo tuvieran), tal y como lo dice un policía al final de la película. Y esto queda demostrado ampliamente por el protagonista humano, un niño de ocho años enfermo del corazón que se convierte en el único amigo de “Ben“ la rata protagonista, quien es la que comanda la horda de ratas hambrientas que asolan un pueblo perdido en la inmensidad de la unión americana. Y para rematar el niño, le compone una canción a la rata interpretada nada más y nada menos que por Michael Jackson.

La verdad es que no se explica cómo esta película fue tan taquillera. 

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados