La forma correcta de un Dry Martini: Vesper

acción, cinéfilos, drama, hollywood, james bond, movies, Music, premios, Record Guinness -

La forma correcta de un Dry Martini: Vesper

El pasado 31 de octubre, mientras celebrábamos una de las fiestas más populares a nivel mundial, el mundo del cine perdió a uno de sus actores más veteranos y la personificación de una de las leyendas más grandes de la cultura popular.

Sir Sean Connery, a la edad de 90 años, falleció en su casa de las Bahamas, donde habitaba desde el 2003.

Y en un año donde una de las películas más esperadas ha sufrido varios retrasos gracias a la pandemia, no sabemos que pasará con la última aparición de Daniel Craig como el mítico espía. Las expectativas son muy altas, con un elenco que incluye a Rami Malek (Mr. Robot, Bohemian Rhapsody), Ana de Armas (Knives Out, Blade Runner 2049), además de la incógnita sobre quien ocupará el lugar del agente 007.

Pero mientras sabemos si este estreno llegará a cines o directo a servicios de streaming, es una buena oportunidad para recordar la que es, en mi opinión, la mejor película de la nueva era de James Bond: Casino Royale.

Para empezar, muchos se cuestionaron si el actor británico sería la mejor opción para tomar el lugar del famoso agente. Incluso se escribió un borrador donde Pierce Brosnan retomaría el papel una vez más, pero al final los productores optaron por Craig, dado el nuevo enfoque que deseaban para la saga. Y basta con la primera secuencia de Casino Royale para convencer a cualquiera de que se tomó la decisión correcta. Los primeros minutos en blanco y negro sirven como puente entre el pasado del agente del MI6 y una nueva historia de origen.

También, sin dejar de lado el sutil homenaje al trabajo de Ian Fleming, creador de las novelas donde nació el personaje, la secuencia de créditos iniciales con el tema de corazones y tréboles, es una verdadera joya. Sobre todo, por ser acompañada de el tema compuesto por Chris Cornell, el cual, a lo largo de la película, se escucha un par de ocasiones como pieza instrumental. Quizás no habrá alcanzado un Óscar como Adele, con “Skyfall”, pero, aun así, yo creo que “You know my name”, es mucho más efectiva.

Uno de los propósitos de este nuevo enfoque, era acercar un poco mas al espía a una perspectiva real, por lo cual, nos muestran un agente que justo acaba de ser promovido al rango 00 y en quien se nota la falta de experiencia e impulsividad que caracterizan a un individuo demasiado confiado en sus habilidades. A pesar de esto, Daniel Craig (The girl with the dragon tattoo, Logan Lucky) no falla al aportar los elementos esenciales como clase, astucia y alguien que se maneja como inalcanzable.

En esta ocasión, no tenemos villanos que desean conquistar al mundo, sino a un banquero, Le Chiffre, interpretado por Mads Mikkelsen (Hannibal, At Eternity's Gate) quien, después de perder una fuerte inversión de dinero perteneciente a un poderoso guerrillero africano, busca recuperarse en un torneo de póker en Montenegro. Es aquí donde Bond tendrá que intervenir y en el proceso conocer a Vesper Lynd (Eva Green (Perfect Sense, Miss Peregrine's Home for Peculiar Children)), quien después le recordara una de las lecciones mas duras: en este trabajo, no puedes confiar en nadie.

A pesar de que la película es a momentos un poco lenta y el final se extiende más de lo que debería, cuenta con excelentes escenas de acción, como por ejemplo la persecución en Madagascar, en la cual participa Sébastien Foucan, quien es considerado uno de los fundadores del parkour. A su vez, la producción decidió usar lo menos posible los efectos digitales, esto para mantener el tono realista, alcanzando un récord mundial para el Libro Guinness con la escena del accidente en el Aston Martin. Pero lo más importante es que se logra encontrar el equilibrio necesario para llevar a Bond a nuevos horizontes sin perder los elementos clave del personaje.

Han pasado 14 años y 3 películas (ninguna tan buena como Casino Royale), y pronto nos despediremos de Daniel Craig como James Bond, quien, sin duda, ha estado mas que a la altura de la leyenda. Serán unos zapatos muy difíciles de llenar. Mientras tanto, es buen momento para ver la saga de nuevo y estar listos para el estreno de “No time to Die”.

La espera puede ser mas llevadera si preparamos un Dry Martini, pero no cualquier Dry Martini, sino uno preparado con 3 medidas de Gordon’s, 1 de vodka, media medida de Kina Lillet, agitado en hielo y agregando una delgada rebanada de corteza de limón, ya saben, Vesper…

 

Pablo (φοῖνιξ)


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Etiquetas