HERMANOS PERVERSOS: LOS COEN.


En 1987, mientras estaban filmando Educando a Arizona (Rasing Arizona), Joel y Ethan Coen (los hermanos Coen; como se les conoce profesionalmente), su más exitosa película en términos financieros, en Minnesota sucedía un lamentable hecho de sangre. Profundamente endeudado, un vendedor de autos usados contrato a dos torpes matones… igual de torpe el vendedor. Les ordeno secuestrar a su esposa y con el dinero del rescate que pagaría el suegro rico saldría de sus compromisos incluyendo el pago a los malandrines, el tipo calculaba que con todo el dinero podría tener una vida más cómoda y sin tantas preocupaciones por su mal manejo en los negocios, pero el asunto termino mal… en una terrible tragedia.

Las tonterías del par ejecutor dejaron en su camino una estela de siete muertos. Pues bien, los Coen se interesaron en dicha historia, aunque pasaron ocho años para poder filmarla. La llamaron Fargo (secuestro involuntario). Su primer argumento basado en hechos reales. Su película más brillante filmada de manera independiente. Con un humor negro, fino, excéntrico, rural, irónica, con un juego de palabras idiotas y repetitivas, así es la visión fílmica de estos hermanos.

Crecidos en St. Louis Park, suburbio de Minneapolis. Sus padres, maestros universitarios, les permitieron realizar “peliculitas” caseras que los fueron preparando para su futura profesión. Joel estudio cine en la Universidad de Nueva York, y Ethan filosofía en Princeton. A fin de cuentas se dedicaron al cine. Joel dirige, Ethan escribe, ambos producen, aunque intercambian roles con mucha frecuencia.

Lanzan su primer largometraje en 1984 con un impactante film noir: Sangre fácil. Fue un caso de amor a primera vista para los cinéfilos. La originalidad de los encuadres, los movimientos inesperados de cámara, los personajes inolvidables. Frances McDormand (tres carteles por un crimen) estrella de la cinta se casaría con Joel. Lugo vino Educando a Arizona, otra obra maestra: De paseo a la muerte, siguiéndole Barton Fink. Los Coen disfrutaron de su mayor presupuesto en una cinta: El apoderado de Hudsuker, con actores como Tim Robins y Paul Newman, lamentablemente sufrieron sus peores resultados. Esto los obligo a volver al esquema anterior; nada de estrellas, poco dinero y mucha imaginación y talento. Secuestro involuntario es el resultado de este regreso.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados