John Wick, el hombre que puede asesinar con un lápiz, un libro… ¿y un caballo?


Este fin de semana se estrenó a nivel mundial la tercera entrega de la saga de acción más esperada del año. John Wick 3: Parabellum logra algo que pocas secuelas hacen: estar a la altura de sus predecesoras e incluso superarlas.

Ya sea por el carisma del protagonista, el mundo de los asesinos y sus diferentes asociaciones, o por las increíbles secuencias de acción, la espera de más de dos años ha valido la pena.

¡Precaución! Leve contenido de spoilers.

Hoy en día es difícil que una película de acción se distinga de esta manera. Hay muchas películas en este género y últimamente ya no había algo nuevo que ofrecer, pero de algún modo, desde 2014, Keanu Reeves (The Matrix, Speed) nos mostró un nuevo estilo que se sentía como aire fresco. Un asesino retirado que rozaba el estatus de leyenda por su incomparable habilidad y voluntad a la hora de realizar el trabajo, tanto que prácticamente creó una nueva forma de combate: algo entre lucha grecorromana y el uso de armas de fuego a corta distancia, nos ofrecían secuencias rápidas, dinámicas y muy violentas, esto gracias a la dirección de Chad Stahelski, quien ha dirigido la saga completa. Y en esta tercera ocasión no queda a deber ni un poco.

Parabellum empieza inmediatamente después de los eventos del capítulo dos, donde John Wick es declarado como excomunicado y una recompensa de 14 millones de dólares es ofrecida a quien pueda eliminarlo. Nuestro protagonista sólo tiene una hora de ventaja antes de que el contrato sea vigente, y en ese corto periodo de tiempo, debe recuperar los pocos recursos que tiene disponibles para seguir avanzando. Y empezamos con una breve pero brutal secuencia donde recordamos lo letal que es Baba Yaga.

Si pensábamos que sólo Jason Bourne era letal con un libro, estábamos equivocados.

Y justo después de esto, un combate contra múltiples enemigos expertos en artes marciales y manejo de armas blancas (la cual, junto con la escena en el puente, son las más destacadas del film) nos muestra el ritmo que habrá durante los 130 minutos de duración de la película. En ningún momento se siente aburrida o tediosa, y a pesar de que el guion no es muy complejo, es bastante interesante para mantener nuestra atención. Esto gracias a nuevos personajes, interpretados por Anjelica Huston (The Addams Family, Crimes and Misdemeanors) o Asia Kate Dillon (Orange Is The New Black) quienes logran extender más el universo de John Wick, llevándonos a conocer un poco más sobre el origen del protagonista, o la amenaza que representa un adjudicador de la Orden Suprema. Y después de llegar al Continental Marroquí, seguro muchos disfrutaran la secuencia de combate con los perros entrenados.

Dato curioso: la producción tuvo muchos problemas con la grabación de estas escenas dada la gran población de gatos en el lugar. Con razón los caninos estaban tan agitados.

Pero a pesar de todo esto, el tercer capítulo no es perfecto. A diferencia de la primera parte, aquí realmente ya no hay ese peso emocional. Es decir, sabemos que todo empezó con un cachorro, pero ese era el vínculo de Wick con su esposa recientemente fallecida, de ahí el motivo. Y en esta ocasión, es algo que se menciona de manera muy circunstancial. Además, llega un momento donde él, es prácticamente indestructible. Vamos, después de ser atropellado un par de veces, ser apuñalado cerca del cuello y caer de varios pisos de altura y no tener una lesión grave, hace la mortalidad del personaje un poco cuestionable. Quizás si es El hombre del costal, literalmente.

También, cuando creíamos que estábamos viendo el cierre de la saga, la película termina con el indicio de una secuela y, aunque el actor ha comentado en varias entrevistas que mientras la gente disfrute su trabajo, el seguiría dando vida al personaje, creemos que no debería extenderse a una cuarta parte o saber cuándo retirarse. Tal vez sería mejor ahora contar la historia de otro cliente de El Continental.

En conclusión, con coreografías de acción de primer nivel, una gran fotografía y la constancia en los elementos que han gustado en las entregas anteriores, John Wick 3: Parabellum es la opción perfecta para ir al cine esta semana. Si podemos ignorar la mala actuación de Halle Berry (no tanto como en Gatubela) o la falta de peso emocional en la historia, tenemos una experiencia increíble seamos fanáticos o no del cine de acción.

Si deseas paz, prepárate para la guerra…


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados