KALIFORNIA.


Este film es un extraño caso en que un director con una sola película dio la vuelta al mundo antes de que Brad Pitt, Juliette Lewis y David Duchovni alcanzaran los niveles de popularidad que tienen ahora. La historia es sencilla, narra el reportaje de un periodista sobre asesinos en serie. Para llevar a cabo esta tarea necesita visitar los lugares en que se cometieron estos crímenes a lo largo de la Unión Americana en compañía de su novia encargada de tomar fotografías. 

Solicitan acompañantes en el viaje para compartir gastos. Los elegidos son otra pareja, que detrás de su apariencia de lo más normal, se oculta lo que precisamente resulta ser lo más peligroso de los asesinos en serie: que no lo parecen. Ese es el mayor acierto de la película bajar de esa idealización a estos sujetos, y es que no siempre se necesita ser inteligente para ser asesino en serie (lo que siempre sugiere la policía), en este caso la carretera es la misma ruta de la muerte.

No como un escape, por la sencilla razón de que el verdugo viene cómodamente sentado en el asiento de atrás.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados