LA ABLACTACIÓN.


Durante el primer año de vida, el peso del niño se triplica con respecto al que tenía al momento de nacer y su talla en promedio aumenta la mitad de lo que midió al nacer; al mismo tiempo que crece va desarrollando gradualmente sus funciones corporales y sociales. Por ejemplo levantarse, gatear, caminar, reconocer a las personas, sonreír, aplaudir, jugar, lo que le permite incorporare a la familia y con ello a sus costumbres alimentarias.

La leche materna es suficiente para alimentar al bebé hasta los primeros cuatro a seis meses de su vida, pero a medida que va creciendo, sus necesidades nutricionales van en aumento, por lo que, es necesario introducir otros alimento además de la leche materna entre el cuarto y sexto mes de vida. Ha esto se le llama ablactación. Es importante porque además de satisfacer sus necesidades nutricionales, le permite conocer olores, colores, sabores y consistencias de diferentes alimentos ya sean naturales o preparados en casa, iniciándose así la formación de hábitos que perdurarán durante al resto de su vida.

Los alimentos que se dan al niño durante su primer año de vida además de la leche materna, están determinados por los hábitos y costumbres de cada familia; el poder adquisitivo, la disponibilidad de alimentos, los conocimientos que tenga la madre y los consejos de los adultos mayores, como son los abuelos. Los alimentos que se recomienda dar a los bebes a partir del cuarto mes son:

  • Purés de fruta y verduras L
  • Leche fresca en polvo o evaporada
  • Yema de huevo bien cocida (gradualmente)
  • Papillas a base de arroz o maicena,
  • Y complementando claro, con la leche materna.

A medida que el niño va aceptando los alimentos, puede poco a poco agregarse a su alimentación frijol, lentejas, habas o garbanzos machacados, así como la carne molida de res o pollo, huevo entero cocido, frito o revuelto. Entre los ocho y doce meses de edad, estará en condiciones de comer alimentos picados o en trocitos para que paso a paso se incorpore a la dieta familiar. Es importante tener en cuenta estas recomendaciones: lavar siempre las manos y utensilios, ofrecer los alimentos después de amamantarlo y preferir los purés y papillas preparados en casa a los industrializados.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados