LA IMPORTANCIA DE LOS MICRO NUTRIMENTOS. (Parte 2)


El ácido fólico es un componente que ayuda a la formación de la sangre. Su carencia puede provocar anemia, trastornos intestinales y diarrea. Los alimentos más ricos en ácido fólico son hígado, huevo, carnes, verduras de color verde oscuro como berros, acelgas, espinacas, quelites, lechuga, brócoli, frutas como la naranja, el trigo completo (integral), así como las nueces y avellanas. El hierro es un componente esencial de la sangre, lleva oxígeno a todo el organismo. Si se comen pocos alimentos ricos en hierro se puede ocasionar anemia.

Las personas que sufren de anemia no tienen ganas ni fuerza para trabajar o hacer el quehacer de la casa. Los niños y niñas no tienen fuerza para estudiar, ir a la escuela. No aprenden en forma adecuada y no tiene ganas de jugar o realizar actividades. La anemia se presenta con mayor frecuencia en los niños que nacen con bajo peso; niños desnutridos o que tienen parásitos intestinales (lombrices) y en adolescentes de familias numerosas y escasos recursos. Un gran número de las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia sufren también de anemia; así como aquellas que tienen varios hijos en forma continua.

El hierro se encuentra en alimentos como el frijol, las lentejas, las verduras, en frutas de color verde; cereales enteros, en hígado y huevo. La deficiencia de hierro es generalmente causada por el bajo consumo de alimentos ricos en este mineral. 

“Una de las mejores cosas de la vida es que debemos interrumpir regularmente cualquier labor y concentrarnos en la comida”

Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados