LINDA BLAIR.


Desde los seis años de edad comenzó a trabajar frente a las cámaras como modelo y actriz. Fue elegida para el rol de Regan, la niña poseída de “El exorcista” en un casting de entre 600 aspirantes.

Recibió varias amenazas de muerte después de que la cinta se estrenó, por lo que los productores de Warner pagaron a los policías y vigilantes privados que vivieron con la familia Blair por seis meses. El culpable de las amenazas nunca fue detenido. Después de perder el Oscar, sus sueños se rompieron y con ellos una carrera que pudo llevarla al estrellato. En los siguientes años pudo encontrar trabajo con suma facilidad, normalmente actuando en papeles de niña con problemas de adolescentes (adicciones y abuso infantil). Nada más apartado de la realidad, ya que la fama le fue difícil de asimilar, pues ciertas cuestiones relacionadas con drogas y sus relaciones inestables casi acabaron con su vida profesional.

Tan es así que, que fue arrestada por posesión de anfetaminas y contubernio con narcotraficantes. El resultado fue una sentencia de tres años con libertad condicional. Nunca más se recuperó de ese estigma, y los productores se alejaron de ella.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados