LUNA AMARGA.


Se ve a un hombre en silla de ruedas con el muslo derecho amoratado, este hombre le ruega a su mujer que no lo inyecte más en esa parte del cuerpo. Ella no hace caso y, con un sadismo escalofriante, introduce la aguja en la zona herida. A él no le duele ya que se encuentra paralizado de la cintura para abajo. A su vez, en el hermoso rostro de ella podemos leer la satisfacción que le produce torturarlo física y psicológicamente; las inyecciones son solo un acto más de su variado repertorio. 

Sin embargo, ella no fue así. Impulsada por su mismo hombre la convirtió en lo que es, ya que al principio de la relación los dos tocaban el cielo. Después comienza el hartazgo y aburrimiento por parte de él,lo que da rienda suelta para humillarla y casi destruirla. El controvertido cineasta francés Roman Polanski, dirige esta película en su obsesión por crear personajes complejos, profundos, vengativos y terriblemente ácidos.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados