MUSIC AS HEARD ON THE FATEFUL VOYAGE.


Este disco es, singularmente extraño, ya que en primera instancia se recomendaría a todos los que de alguna manera se dedican a producir radio o a todos aquellos que, sumidos en desvelos laborales, tengan por meta ilustrar en algún momento, un pasaje auditivo bastante difícil. Esta edición especial resulta particularmente bella en sí misma. 

 

Más allá de la música, que francamente, termina por aburrir con la utilización recurrente de armonías que recuerdan de inmediato a un filme mudo y a un pianista demasiado serio que toca en una sala semivacía. El disco es en sí mismo una rareza digna del gran coleccionista. Se trata de un disco-libro con fotos y textos que giran en torno a aquellos héroes de la música que murieron en cumplimiento de su deber (del Titanic, por supuesto). 

 

 

Resulta particularmente notable la producción sonora del poema “Line on the loss of the Titanic”. Se trata de un texto rimbombante pero efectivo que logra apoderarse de todas las atenciones gracias a una creación auditiva que envidiaría incluso el productor radiofónico más experimentado de nuestro país. En fin, creo que, es un pequeño regalo sonoro que ningún amante de las artes auditivas se querrá perder.

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados