NICOLE KIDMAN.


Desde que nació hasta que cumplió 4 años de edad, paso de vivir en Hawái a Washington y posteriormente a Sídney, Australia, aprendió de sus padres a protestar por todo aquello que no le pareciera justo, volviéndose una ardorosa feminista. Un ambiente familiar favorable a la discusión inteligente le dio suficientes herramientas emocionales y teóricas para decidir su propio futuro y desenvolverse por su cuenta.

 

Así que cuando decidió dedicarse a las artes de interpretación, estudio y se entrenó duramente en danza, drama, mímica, dicción, etc. Todavía siendo muy joven, estas cualidades y su inusual estatura la empujaron a meterse de lleno al teatro, del cual paso, con solo 14 años de edad a filmar “Bush Christmas”. A los 22 años, siendo ya bastante conocida en Australia, probo suerte en Hollywood, en donde comenzó a llamar la atención. Poco después, protagonizaría lo que es su mejor película “Todo por un sueño”, en la que combina eficientemente su presencia física impactante y sus dotes de actriz. La cual le valió un Globo de Oro, nominaciones a otros premios y trabajo seguro en producciones hollywoodenses millonarias como son “Batman eternamente”, “Retrato íntimo de una dama”, “Las horas”, “Ojos bien cerrados” y “Los otros”, entre otras. 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados