ROJO AMANECER.


Esta película se podría definir como “el asesinato de un país completo”. La presencia de la muerte se encuentra desde el primer momento, tanto que se convirtió en una figura que persiguió a la película mucho tiempo después, tal vez, debido, a los rumores de que sería una cinta prohibida y que circularon con insistencia antes de su estreno. 

 

Pues bien, la cinta narra, desde el punto de vista de una familia de clase media mexicana, lo ocurrido en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, el 2 de octubre de 1968. Este simple hecho le da ya valor a la cinta, pues a pesar de ser un acontecimiento determinante en la historia mexicana, son pocas las películas que se han hecho al respecto. Quizá su segunda cualidad seria el despertar el asombro de aquellos que nacimos después y que supimos aun más tarde todo lo que paso esa noche. Sin duda el interés por investigar se intensifica después de experimentar esta película... hay algunos documentales al respecto elaborados por el Canal Once y TvUNAM

 

La tercera cualidad podría definirse como “dramática”, pues la historia es contada casi exclusivamente desde el interior del departamento de esta familia. Al reducirse los espacios y forzar la narración a un lugar cerrado, casi todo queda en manos de los emplazamientos de cámara y de las actuaciones. Sin embargo, los actores cumplen bien su misión y los resultados son impactantes, violentos, crudos y escalofriantes, pero sin duda satisfactorios. 

 

Realizada casi como una película independiente, se adentró en terrenos que aún se consideran peligrosos. Tan es así, que, hasta el momento se sabe poco de la tristemente famosa “Noche de Tlatelolco”.

 

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados