SIETE FORMAS DE ASESINAR, DE MORIR, DE REDIMIR.


Seven es una de las películas más inconfundibles de los noventas, con un terror moderno excelente, original y genuina. Un thriller obscuro, espeluznante, aunque demasiado perturbador para mucha gente. Seven atrapa al espectador desde el primer momento.

En los créditos iniciales anuncian la violencia que está por venir. Una historia que va exigiendo a uno que descifre las negras y escalofriantes pistas que éste asesino disfrazado de redentor de la humanidad va dejando tras de sí. Morgan Freeman, inteligente, mesurado, paciente y a punto de jubilarse. Brad Pitt, muy convincente, un detective novato que, como pasa el tiempo, se involucra en forma permanente en los terribles planes de John Doe, despertando así, sus demonios más internos. Y Kevin Spacey como un mensajero de la muerte, un psicópata asesino buscando un grotesco y diabólico propósito; que lo resume en esta frase poco antes de llegar al desenlace final…

“CUANDO TODO ESTO ACABE, ALGO QUEDARA. LA GENTE QUIZA NO COMPRENDA NADA, PERO TAMPOCO PODRA NEGARLO”


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados