Stranger Things 3. ¡Más ochentera que nunca!

ciencia ficción, netflix, nostalgia, ochenta's, series, streaming, thriller -

Stranger Things 3. ¡Más ochentera que nunca!

La tercera temporada de la serie más famosa de Netflix llegó a las pantallas el pasado 4 de julio. Ocho episodios llenos de todos los detalles que tanto recordamos y disfrutamos de los años 80 y ahora, al parecer, un presupuesto mayor a las entregas anteriores da como resultado la mejor temporada hasta ahora. Terminamos la serie el fin de semana y aquí esta nuestra reseña.

Como siempre, antes de continuar, avisamos, un poco de spoilers más adelante.

A pesar de que uno de los puntos fuertes de la serie es el recurso de la nostalgia, tenemos muchos mas elementos que nos muestran porque ha llegado tan lejos. Para empezar, podemos hablar de la producción, que, en esta ocasión, ha mejorado bastante, por ejemplo, si nos referimos a todas las secuencias que suceden en el nuevo centro comercial, podemos darnos cuenta del extenso trabajo para recrear con tanto detalle un lugar así. No basta con tener una sala de cine donde se exhibían las películas más grandes de esa época (Back to the future, Day of the Dead) sino también la arquitectura del lugar, el vestuario, la ambientación, hacen que nos sintamos inmediatamente en esa época.

Hay que admitir que tenemos situaciones que resultan algo trilladas: que los rusos sean los villanos, la elección de canciones o que Will siga buscando jugar Calabozos y Dragones con sus amigos, pero todo esto es realmente el encanto de Stranger Things. Y la tercera temporada aprovecha mejor que las anteriores el uso de estos clichés. Además, también ahora tenemos mejores actuaciones, siendo el caso de Winona Ryder (Edward Scissorhands, Girl, Interrupted) donde vemos como tiene que lidiar con la pérdida de Bob Newby (Sean Astin) así como enfrentarse a los problemas económicos por el fracaso de su tienda. La química que tiene con David Harbour (Hellboy, The Equalizer) es de lo mejor de la temporada. Y hablando de Harbour, siendo probablemente su última aparición en la serie, tenemos un personaje que, aunque parece estar enojado todo el tiempo, lo vemos abarcar un buen rango de emociones y mostrando muy convincentemente el desarrollo del jefe del Departamento de Policía para después tener un final épico y muy emocional.

Eso si que no lo vimos venir.

También tenemos una gran mejora en lo que se refiere a efectos especiales. La nueva forma del monstruo interdimensional, ahora conocido como el “Desuellamentes” tiene secuencias muy impresionantes. Hay varios enfrentamientos muy tensos y llenos de acción con Once, interpretada por Millie Bobby Brown, quien también desarrolla mejor al personaje que la ha hecho tan famosa. Ahora es mas fácil empatizar con ella, y la incógnita sobre si perdió o no sus poderes mantienen nuestro interés en el futuro de la serie. También, el actor Dacre Montgomery (Power Rangers, A Few Less Men) como Billy Hargrove, nos da a un enemigo que cumple con las expectativas, dejando de ser sólo el “bully” del pueblo y, a su vez, llegando al final a un breve momento de redención.

Y agregando a nuevos personajes, tenemos la sorpresa de Maya Hawke (Little Women, Once Upon a Time in Hollywod) quien junto con Steve Harrington aportan algunos de los momentos más divertidos de la serie, a pesar de que resulta algo inverosímil que una chica que sabe hablar cuatro idiomas, que toca en la banda escolar y que puede traducir un audio ruso de mala calidad usando solo un diccionario este trabajando en una cadena de helados. Nos gustan los clichés,

pero esto parece un poco más como flojera en el guion.

Finalmente, aunque la serie tiene varios arcos narrativos que no llevan a nada, algunas referencias a la década que se sienten algo forzadas y primeros episodios algo lentos, creemos que es la mejor de las tres temporadas. Era de esperarse que Netflix no iba a cerrar aun su historia más lucrativa, de ahí la escena post créditos. Así que no sabemos con certeza cuantas veces más visitaremos Hawkins. Por ahora, estamos satisfechos con esta pequeña celebración al 4 de julio, los suburbios americanos y una década que al parecer nos negamos a olvidar.

¡Que vivan los 80’s!

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Etiquetas