STANLEY KUBRICK.


Un director que desde muy joven tuvo dos sesgos en su vida, el ajedrez, juego que le confirió a su personalidad el perfeccionismo y la precisión; y la fotografía, oficio que le permitió acercarse a la técnica del cine y que a su vez sería una de sus aficiones preferidas. 

Este cineasta se ha distinguido por ser un creador metódico, agudo y muy original y que a lo largo de su obra ha explorado distintas formas cinematográficas desde la comedia hasta el cine de horror. Sus temas destacan en ciertas constantes como los mundos imaginarios, la monomanía intelectual y la obsesión de sus héroes o antihéroes, la guerra y la violencia, la estupidez humana y la traición de la inteligencia. Así bien, ha concebido imágenes que seguramente no faltaran cuando se recuerde el cine del siglo XX, el rostro perverso e infantil de Malcolm McDowell en Naranja Mecánica; los antropoides en lucha del inquietante inicio de 2001: Odisea en el Espacio, o Jack Nicholson asomado por la puerta que ha abierto a hachazos para cazar a sus víctimas en El resplandor

Lo indudable es que este gran cineasta, hoy por hoy, ya es una referencia obligada de la cinematografía mundial.

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados