STREAMLINE 98.


Es la sencilla pero a la ves pretenciosa historia de una mujer “innominada” a quien su esposo engaña con su mejor amiga y que parece enloquecer a más de doscientos kilómetros por hora, es decir, la velocidad de su auto “Streamline”.

(Cabe mencionar, que este concepto se denomina al estilo aerodinámico independientemente de la marca). 

Aquí hay dos cosas que se destacan y que parece extraño y difícil de creer, la omisión del nombre de la protagonista a lo largo de la novela al igual que los demás personajes femeninos. ¿Una posible misoginia? ¿Un acto deliberado? En fin, independientemente, esta micro novela, escrita por Mauricio Bares, narrador, ensayista, editor y traductor mexicano… dividió la historia en días y hasta en minutos, como si tratara de involucrar al lector en los términos de una ecuación propuesta en el texto mismo; es decir, velocidad igual a cantidad de información sobre tiempo. 

Para finalizar, el hecho es que, a efecto de proporcionar cultura a nuestro cerebro, es indispensable la lectura de ésta extraña y singular novela. No te arrepentirás.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados