TAXI DRIVER.


Un taxi recorre las calles de Manhattan. Por la acera caminan prostitutas, travestis, traficantes de droga. El entorno se compone de cines que proyectan películas pornográficas las 24 horas y restaurantes de comida rápida: una lluvia persistente baña a la ciudad hambrienta y en el menor descuido convirtiéndose en antropófaga. El auto es conducido por un excombatiente de Vietnam que aparenta ser una persona normal, pero que encierra en sí toda la decadencia y contradicciones de la sociedad que lo educo, alimento y lo instruyo. 

Este individuo se ha enamorado de una secretaria que en definitiva no provoca emoción alguna, teniendo un desafortunado encuentro con ella, y poco después se deslumbra con una prostituta de doce años que deambula por las calles. A partir de ahí se revela su interior psicótico; Nueva York se estremece con el surgimiento del “ente” producido por ese país decadente. 

Finalmente todos los estados de ánimos, frustraciones y deseos provocados por la intención de rescatar a la niña prostituta de su mundo de aparente pesadilla. Ella por su parte, no quiere ser rescatada, y parece conformarse con su vida de abuso y explotación. Magnífica interpretación por parte de Robert De Niro y la juvenil Jodie Foster.

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados