They should be terrified of you - Definitivamente no es un juego para todos

acción, amor, animation, ciencia ficción, drama, fans, mujer, musica, nostalgia, pandemia, venganza, videogame -

They should be terrified of you - Definitivamente no es un juego para todos

Ha pasado poco más de un mes desde que al fin llego a la PS4 uno de los juegos más esperados de los últimos años: The Last of Us Part II. Y ahora, después de haberlo jugado, puedo decir con toda certeza que el trabajo de Naughty Dog no sólo estuvo a la altura del juego anterior, sino que cumplió con toda la expectativa que generó y la superó con creces. Y sí, definitivamente no es un juego para todos, de hecho, es un juego difícil (ya me explicare más adelante), y también, más que un juego, es una experiencia única en su tipo, algo que pasará a la historia ya sea por el magnífico logro técnico que es o por lo mucho que dividió a las audiencias.

Puede que después de un mes, ya no tengamos problemas si entramos en detalles de la historia, pero creo que es mejor mantenerlo al mínimo. Jugar esta segunda parte sin conocer de antemano los detalles ayuda a potenciar la experiencia, así que trataremos de decir lo menos posible sobre los giros inesperados y el final de esta obra maestra, o sea, habrá muy pocos spoilers. Entonces, empecemos…

Podemos hablar sobre TLOU2 en dos aspectos generales: Los detalles técnicos junto con el gameplay, y la historia. Comenzaremos con lo técnico.

No cabe duda del gran potencial que tiene la PS4 y esto se puede apreciar muy bien gracias al trabajo que ha hecho Naughty Dog. Se nota que conocen bien la consola y saben aprovechar todos sus recursos. A diferencia de la primera parte, en esta ocasión los escenarios, además de ser muy extensos, tienen un nivel de detalle impresionante, en especial aspectos como el manejo de la iluminación y texturas.

Pero algo que realmente sobresale es la edición de sonido. Donde se cuidaron detalles como la respiración de los personajes cuando corren o caminan, donde se contó con un equipo experto en armas de fuego para reproducir con fidelidad sus sonidos y, por supuesto, el brillante trabajo del compositor Gustavo Santaolalla. Desde los primeros minutos, esa banda sonora tan característica aparece de nuevo. Melodías llenas de nostalgia por lo que ya no hay en el mundo, pero sin dejar de lado esa pequeña esperanza de que todo estará bien. Sin duda, uno de los mejores aspectos del juego.

También, la curva de aprendizaje está muy bien construida.

No importa que no hayas jugado la primera parte o que hayas sido un experto, hay algo pensado para ti.

Los jugadores experimentados verán que los controles básicos no cambiaron, pero se agregaron dos movimientos que mejoran radicalmente la experiencia: saltar y esquivar. Sí, ya se cómo suena esto, ya hay miles de juegos en donde puedes hacer esos movimientos, pero en este caso, se siente como ayudó al juego a sentirse más fluido. Los momentos de persecución o los enfrentamientos con grupos de infectados son más desafiantes y diversos. Y como decía antes, no es un juego para todos. La violencia en esta ocasión es aún más gráfica y brutal que hace siete años, y ya sea que optes por una pelea directa o el sigilo, las animaciones de las muertes tanto de nuestra(s) protagonista(s) o de los enemigos pueden ser algo perturbador. Y si, aún están las armas que ya conocemos, aunque se agregaron un par nuevas, además de mejoras interesantes como flechas con cabeza explosiva o silenciadores que nos ayudaran sea cual sea nuestro estilo de juego.

Además, se agregó una nueva mutación del hongo Cordyceps: unos nuevos infectados conocidos como “tambaleantes”, los cuales atacan con nubes de ácido y son bastante agresivos. Una gran adición al repertorio de enemigos y amenazas en The Last of Us.

Todo esto nos deja ver todo el desarrollo que hubo en esto últimos 7 años, y es algo que como jugador y fanático de la primera parte no podría agradecer más. Se siente el amor de los creadores y aún más importante, la dedicación y respeto a su público.

 

Ahora… Respecto a la historia.

Es difícil decir que este juego es una secuela. Más bien se siente como la parte que faltaba para que viéramos a ambas partes como un todo. La segunda parte se desarrolla 4 años después de los eventos del primer juego. Después de que Joel tomara una de las decisiones más importantes de su vida, regresa junto con Ellie a Jackson, donde su hermano Tommy dirige una comunidad de supervivientes en una planta hidroeléctrica. Y después de todo ese tiempo, dicha comunidad ha crecido bastante y vive en un relativo estado de paz.

Realmente no quiero entrar tanto en detalles porque, como decía antes, es una experiencia que vale la pena vivir. Lo que sí puedo decir es que es quizás es una de las mejores historias de venganza que jamás se han contado. Los comerciales y trailers se presentaron de tal manera que pensamos que veríamos ciertas cosas y no fue así. Normalmente diría que esto no esta bien, pero a veces, es justificado. El director de juego Neil Druckmann (The Last of Us, Uncharted 4: A Thief's End) tomó las decisiones correctas sobre a donde debería haber ido la historia de los personajes con los que tanto nos encariñamos en el 2013. Personalmente, pienso en tres ideas fundamentales en las que el juego se desarrolla:

1) No somos nuestro más grande error.

2) Todos nuestros actos tienen consecuencias que llegan tarde o temprano, y quizás la más importante.

3) La venganza es un círculo de violencia que sólo termina cuando uno lo decide.

El juego nos obliga a caminar en los pies del antagonista, y esto, más allá de ser incómodo, nos ayuda a darnos cuenta de que tal vez estamos llenos de prejuicios sin siquiera saberlo y, por lo tanto, si estamos dispuestos, podemos llegar a empatizar y entender a alguien que nos hizo daño, incluso perdonar. Aquí no se trata de quien es bueno y quien es malo. Desde que conocimos a Joel (Troy Baker) y Ellie (Ashley Johnson) entendimos que no eran buenas personas libres de fallas, sino supervivientes. Si no habían notado eso, déjenme decirles que entonces no habían puesto suficiente atención y que quizás el final no será de su agrado.

Aquí conocemos a Abby Anderson (Laura Bailey), quien, de manera paralela nos cuenta el otro lado de la historia, lo que sucedió con las Luciérnagas después de que Joel se llevara a Ellie del hospital Saint Mary en Salt Lake City. Y debo decir, creo que jamás había visto un personaje así en un videojuego (u otro medio). Tanto Abby como Ellie son mujeres conducidas por la pérdida y la culpa, y su determinación las llevará hasta las últimas instancias para conseguir su venganza, pero ¿a qué costo? ¿amigos y familias? ¿su hogar? Cuando uno toma un camino así debe estar listo para no detenerse hasta alcanzar su objetivo y estar dispuesto a perder absolutamente todo.

Finalmente, estoy seguro que estamos ante uno de los mejores videojuegos de todos los tiempos. Si tienen una PS4, The Last of Us Part II es un obligado en su biblioteca de juegos. Claro que, si somos terriblemente exigentes, tiene sus detalles y no es completamente perfecto, pero sin duda logra algo que pocos juegos hacen: nos lleva una introspección sobre el bien y mal, sobre nuestra capacidad de perdonar y seguir adelante, sobre quienes somos.

Ya pasó una semana desde que terminé el juego y vi los créditos finales y aun no pasa un día sin que me cuestione sobre todos esos dilemas. Han sido días pesados jaja…

No se sabe si habrá una tercera entrega. Yo no creo que sea completamente necesario, pero si es probable que veamos un DLC o una pequeña extensión sobre Abby, quien sin duda es alguien digna de llevar la estafeta de The Last of Us para nuevas consolas. El juego sufrió mucho en sus reseñas dado los temas sensibles que llega a tocar, como el uso de drogas, la violencia y la comunidad LGBT, esta última de manera muy sutil y respetuosa. En Asnow estamos en contra de cualquier tipo de discriminación contra cualquier persona por su preferencia y/o identidad sexual, si este tema no te permitió apreciar esta historia y todos los matices morales que se abordan, entonces estas en el lugar incorrecto. Esperamos de verdad que no sea el caso.

Esta ha sido de las reseñas que más he disfrutado escribir, si llegaron hasta acá, les agradezco mucho su lectura, y espero de verdad se den la oportunidad de ver este magnífico juego. Créanme, no se van a arrepentir. Sin ser un spoiler crucial, yo me quedo con la secuencia en el museo de historia natural, es, por mucho, de lo más conmovedor que he jugado en muchos años.

Pablo (φοῖνιξ)

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Etiquetas