TODO POR UN SUEÑO.


En un tono sarcástico se ubica esta película. Si bien la cinta narra varios años en la vida de un personaje, es durante el crudo invierno y en medio de un lago congelado que se alcanza el clímax de la misma. 

El director Gus Van Sant cuenta la historia de una mujer ambiciosa que suple su falta de inteligencia con su encanto personal y su atractivo físico. Si bien, a mi manera de ver, el cineasta no alcanza el nivel narrativo que nos tiene acostumbrados de sus películas anteriores, consigue en esta obra mantenerla en forma sencilla solida e interesante. Sin embargo, obtiene que el personaje central sea además de creíble, profundamente contradictorio... una mujer egoísta, fría, pero al mismo tiempo, sensual y cautivante. 

La seducción de esta mujer sobre sus adolescentes admiradores refleja, tanto el deseo, como la angustia de unos muchachos inexpertos que se dejan deslumbrar por la luz de su estrella de televisión. La ambición y la muerte, la traición y el engaño, el deseo y la fama... todo forma parte de una cinta dura, corrosiva, pero a la vez sumamente divertida.

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados