TRES COLORES: AZUL.


Todo comienza cuando mueren en un accidente automovilístico el esposo y la hija de la protagonista. A partir de ahí, el director Krzysztof Kieslowski nos sumerge en una atmósfera fría, pero tranquilizadora al mismo tiempo, en donde a pesar de que las cosas se mueven, parece que están suspendidas por alguna fuerza ajena.

Aparentemente nos encontramos en un estado “prenatal” si se me permite decirlo, pero pronto el autor nos hace abrir los ojos...todo está muerto. La protagonista intentó el suicidio corporal y fracasó, por lo que decide suicidarse en espíritu. Se aparta de todo y de todos. Se aísla en un santuario personal. Sin embargo, el director se empeña en sacarla de dicho estado y regresarla a una vida a la que ya no tiene sentido. 

Es la primera parte de la trilogía tres colores...azul es el relato de una situación amarga, que frecuentemente alcanza niveles poéticos, con la ayuda de una extraordinaria música. Simplemente soberbia, inigualable y original.

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados