UN DIRECTOR DE MUESTRA (y no precisamente de fútbol).

Francia, Kieslowski, movies, trilogia -

UN DIRECTOR DE MUESTRA (y no precisamente de fútbol).

KRZYSZTOF KIESLOWSKI

Se les llama así aquellos cineastas que invariablemente son los invitados de honor, los consentidos los que nunca deja uno de ver, así se trate de su peor película. Kieslowski pertenece a la estirpe de los bien llamados “maestros”, "teachers” o el calificativo que quieran ponerle expresando su grandeza creativa. Y no es para menos, entre los mejores cineastas de su generación, este director se merece un lugar aparte; su gran sensibilidad y su perfecto dominio de la imagen lo obligan a sobresalir por arriba de todo y de todos.

La trilogía de los tres colores concluida entre 1992 y 1993 en coproducción con Francia, Polonia y Suiza, representa la bandera francesa y como ésta, cada película intenta visualizar los ideales que le dieron vida a la revolución en Francia; libertad, igualdad y fraternidad. En Kieslowki, las tres aspiraciones revolucionarias son vistas desde el individuo común, desde un punto de referencia más humano e individual.

En Azul, Julie, la esposa de un famoso músico, tiene que enfrentarse al más grande de los suplicios, después de haber perdido a sus seres queridos en un accidente automovilístico. En Blanco, al contrario del sentido melodramático de la primera parte, es una tragicomedia repleta de humor negro y en Rojo es la relación entre una joven modelo y un viejo cascarrabias.

Las tres películas Azul, Blanco y Rojo o Bleu, Blanc y Rouge se unen en una infinidad de puntos y se entrelazan tan estéticamente que se eslabonan como parte de una e inquebrantable serie y ejemplifican la magia del cine en todo su esplendor.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Etiquetas