UNA DECADA SIN HITCHCOCK.


Jamás se debería comparar una película a una obra de teatro ó a una novela. Lo que se le acerca más es el cuento, cuya regla general es contener una sola idea que acaba de expresarse en el momento en el cual la acción alcanza su punto dramático culminante.

Así es como Alfred Hitchcock, el indiscutible maestro del suspenso, visualizaba lo que mejor sabía hacer... películas de impecable factura. Este libro no es una novedad literaria propiamente dicha, más bien es un álbum fotográfico promovido por la Cineteca Nacional, el cual el título alude a los diez años que, en la fecha de aparición de este volumen tenía el cineasta de muerto, pero eso poco importa, lo que cuenta es su valor como pieza de colección.

Breve y conciso, la obra recoge frases e ideas, así como una serie de fotografías memorables, tanto del cineasta como de algunas de sus películas. Para finalizar, he aquí otra frase célebre de este formidable director.

El cine es una pantalla ante unas butacas que tengo que llenar. Tengo que hacer suspenso para que la gente no se decepcione. Si filmara La cenicienta tendría que poner un cadáver en la carroza para que quedaran contentos. Me interesa menos la historia en sí, que la forma de contarla.

Formidable e impresionante. Solo para fans y coleccionistas.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados