UNA PEQUEÑA ANALOGÍA

acción, clasics, movies, mujer -

UNA PEQUEÑA ANALOGÍA

DEL BUENO, EL MALO Y EL FEO... tal vez no sean los más representativos pero, son los que se vienen al recuerdo en este momento. El bueno, Frank Martin en la película “El Trasportador”, él es un mensajero y normalmente no tiene la culpa, pero es con él con quien uno se desquita. Él se gana la vida entregando paquetes, el problema es que estos tienen contenido ilícito y, cuando rompe la regla y mira el contenido, se ve en la necesidad de convertirse en héroe de acción.

Así de sencillito.

El malo, Aro Tolbukhin, de la película del mismo nombre, su carta de presentación es el haber incinerado vivas a siete personas en una enfermería. Además se adjudica el haber asesinado a otras 20 mujeres, algunas de ellas embarazadas, aunque nunca se le comprobó si fue cierto, él quiso pararse el cuello de semejantes bestialidades. Al final, de todos modos lo ejecutaron.

Finalmente, El feo, Zao, de la película “Otro día para morir”, este personaje en algún momento de su vida fue normal, pero a raíz de una explosión su rostro queda marcado con un espeluznante y exquisito diseño con diamantes incrustados. Su palidez contrasta con unos ojos fríos como el hielo y seguramente no le hace mucha gracia el divino rostro de James Bond. No se sabe bien si el impuso la moda de los tatuajes de cristales.

De igual manera está bien feo.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Etiquetas