XANADU.


Hay quienes la aborrecen, pero a otros les parece divertida, sobre todo en su fallido intento de fusionar una serie de estilos fílmicos, actorales y musicales, que nada tienen en común.

Primero esta Olivia Newton-John, a la que trataron de convertir en estrella luego del éxito de Vaselina, cinta en la que no salió mal librada, pero en parte gracias a la música, a Travolta, al resto del elenco, y a la obra original. Aquí desgraciadamente no tenía un guión decente, pero si contaba con un galán “Michael Beck” gris y sin gracia actoralmente hablando. El único que sabía lo que estaba haciendo era “Gene Kelly”, toda una gloria hollywoodense, ¡pero!… siempre hay un pero, ya entrado en años por lógica bailaba muy poco y cuyo estilo no encajaba con el de ella, ni con la música, ni con la película.

En resumidas cuentas, nada tenía que ver con nada, todo un caos visual, estilístico, musical, con un escaso argumento y muy pobremente filmado. Dicen que esta película fue tan mala que por su causa la carrera de Olivia llego a su fin, sin embargo la verdad es otra, fueron muchas razones, una de estas, el cáncer que afortunadamente logro vencer.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados